Como saber si mi gato tiene heridas internas

Hemorragia nasal del gato

TopCausas de las hemorragias abdominales en los gatosCualquier cosa que provoque la rotura de los órganos internos provocará una hemorragia abdominal. Casi siempre se trata de una dolencia grave. Identificar la causa puede conducir a un plan de tratamiento más eficaz. A continuación se enumeran las causas más comunes.

ArribaDiagnóstico de la hemorragia abdominal en los gatosEn caso de emergencia, lleve a su gato inmediatamente al hospital de animales o a la clínica veterinaria más cercana. Tenga cuidado al mover a un gato herido, ya que los problemas de columna y los huesos rotos pueden empeorar con la manipulación. Una vez allí, un veterinario examinará a fondo a su gato para detectar todas las lesiones presentes. Este examen puede revelar muchas lesiones que habrá que tratar, empezando por el problema más grave. El objetivo principal será encontrar la zona que está sangrando y limitar o detener la pérdida de sangre lo antes posible.

En los casos de pérdida de sangre más lenta, será necesario realizar muchas pruebas para identificar la causa subyacente de la hemorragia abdominal. El historial médico de su gato puede ser útil para encontrar posibles problemas de salud. Será necesario realizar un análisis de sangre completo, incluyendo un recuento sanguíneo completo. Esto puede identificar tanto la anemia como la malignidad dentro del gato. Pueden utilizarse radiografías o ecografías para mostrar la presencia de fluidos, crecimientos, hematomas o úlceras en el abdomen. Si las masas son demasiado pequeñas para que la ecografía las detecte, puede ser necesario realizar una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

Lee más  Pupilas dilatadas en gatos

Hemorragia interna del gato cuánto tiempo hasta la muerte

Los gatos pueden terminar necesitando atención de emergencia por una gran variedad de razones – ¡y algunos parecen naturalmente más propensos a los accidentes que otros! Pero mucho de lo que vemos en el Animal Emergency Hospital Volusia tiende a ser común, y la mayoría de los padres de mascotas se enfrentarán a una o más de estas lesiones en la vida de su mascota.

Laceraciones: Los gatos que pasan tiempo al aire libre son propensos a encontrarse con otros gatos o con la vida silvestre, y pueden terminar con arañazos, rasguños o cortes más profundos, llamados laceraciones, como resultado. Las laceraciones requieren atención veterinaria debido al riesgo de infección. Además, ¡son dolorosas! En función de la localización y la gravedad de la laceración, puede ser necesario atender la herida para detener la hemorragia, administrar analgésicos, dar antibióticos, dar puntos de sutura o intervenir quirúrgicamente.

Traumatismos: Los traumatismos más comunes que vemos en los gatos son consecuencia de una caída desde una altura o de un atropello. Dependiendo de la gravedad del traumatismo, las lesiones pueden ir desde contusiones hasta fracturas de huesos y daños en órganos internos. Si es testigo de un accidente o nota que su gato cojea o se mueve con dificultad, se esconde o vocaliza con dolor, llévelo al veterinario. Pueden ser necesarias pruebas diagnósticas como radiografías, ecografías o resonancias magnéticas para identificar el alcance de la lesión y determinar si es necesaria la cirugía.

Cuáles son las causas de las hemorragias internas en los gatos

Millones de niños y adolescentes en Estados Unidos participan en deportes organizados y recreativos. Estas actividades tienen importantes beneficios físicos y sociales, pero no están exentas de riesgos. Según los CDC, casi 2,7 millones de jóvenes son atendidos en urgencias cada año por lesiones relacionadas con el deporte.

Lee más  Gato en la cabeza

Si usted es el padre de un joven deportista, probablemente esté acostumbrado a lidiar con raspones, golpes, esguinces y torceduras. Menos comunes, pero potencialmente mucho más peligrosas, son las lesiones abdominales internas por traumatismo cerrado, lesiones graves que se producen cuando el cuerpo golpea o choca con un objeto grande. Este tipo de lesiones son más comunes en los deportes de contacto como el fútbol, el hockey sobre hielo, el fútbol y el lacrosse.

Como estas lesiones pueden provocar una rápida pérdida de sangre, es importante reconocerlas lo antes posible. Si usted o el entrenador del equipo, el médico o el preparador físico sospechan de este tipo de lesiones, su hijo debe ser trasladado a un centro de atención de urgencias para su evaluación.

Cuando su hijo tiene síntomas de traumatismo abdominal y está siendo evaluado por los servicios de urgencias, la parte más importante del diagnóstico es el pulso y la presión arterial. Un pulso rápido y un descenso de la presión arterial indican una hemorragia interna.

Cómo saber si el gato está herido

¿Alguna vez has llegado a casa al final de un largo día y te has encontrado con un gato herido? Si ha vivido con gatos durante algún tiempo, sin duda tendrá una o dos historias que contar. Ya sea una cara hinchada, una oreja que sangra o una impresionante cojera, las lesiones felinas son comunes incluso para los gatitos de interior. Aprenda los aspectos básicos del cuidado de las heridas de su gato para ayudarle inmediatamente después de una lesión y mientras se recupera del tratamiento veterinario.

La parte más difícil del tratamiento de las lesiones felinas es la tendencia de los gatos a ocultar su dolor. Esto se debe a que su lado salvaje está programado para evitar mostrar debilidad. Piénselo, un gato visiblemente herido es un imán para los depredadores.

Lee más  Tipos de razas de vacas

Los signos de dolor y lesión pueden ser obvios, como la hemorragia, la cojera y la hinchazón, pero también pueden ser más sutiles, como esconderse, estar aletargado y tener menos apetito. Si su gato no está visiblemente herido pero sigue actuando de forma extraña, examínelo más de cerca para ver si hay signos de lesión.

Las lesiones de los gatos de interior suelen producirse por desventuras deportivas (saltos o caídas fallidas), accidentes con los muebles (precipitarse bajo una mecedora o un sillón reclinable), quemaduras (percances con la estufa o el calentador) y lesiones por portazos. Es posible que usted esté presente cuando se produce el accidente o que llegue a casa y encuentre a su mascota herida.