Jamon serrano de que animal es

El jamón serrano cómo se come

El jamón es uno de los productos españoles de referencia en la dieta mediterránea y es una auténtica seña de identidad española, con una larga historia en su elaboración. Existe una gran variedad de jamones curados en España.

Existen diferentes tipos de jamón curado español en función de la estirpe y la alimentación del cerdo, así como del proceso de maduración, distinguiendo el jamón curado de cerdo blanco (jamón curado, jamón serrano y jamón serrano de consorcio) y el jamón curado de cerdo ibérico (jamón ibérico, también conocido como jamón de pata negra).

El jamón serrano entero es el formato tradicional español. Su origen se debe a que, tras el sacrificio, los jamones se colgaban en el sobrao o bodega de la casa para ser curados al aire libre, en cuyo caso era más práctico hacerlo sin quitar la pata.

Con el paso de los años, este tipo ha dejado paso a otras presentaciones acordes con los servicios de venta al público con el fin de poder cortar y servir rápidamente las lonchas de jamón serrano. Destaca el jamón serrano deshuesado, que facilita el transporte y el corte en la charcutería.

El jamón serrano se cocina

Alrededor del 90% de los cerdos que se crían y consumen en España son “cerdos blancos”, que también son muy comunes en Francia. Sólo el 10% son cerdos ibéricos, criados en total libertad en las dehesas. La mayoría de los productos españoles que se venden en el extranjero proceden del cerdo blanco, sobre todo los jamones serranos.

Lee más  Origen de la lana

Existe el cerdo ibérico, cuyo hábitat natural y alimentación difieren completamente de la otra población, ya que vive en inmensas zonas de bosque mediterráneo, con dehesas altas – la “dehesa”, rica en encinas y alcornoques. El cerdo ibérico es una raza única y privilegiada que se encuentra hoy en día en zonas muy concretas: las regiones del oeste y suroeste de la Península Ibérica y las regiones portuguesas limítrofes con la frontera española (Algarve y Alentejo). Las principales características físicas de este animal son sus patas largas y delgadas, su hocico afilado, su pelaje oscuro y la famosa pezuña negra que le da su apodo: Pata Negra.

La especificidad genética que define a la especie ibérica es la capacidad de almacenar grandes cantidades de lípidos que se infiltran en su masa muscular, lo que crea vetas blancas y da a la carne su incomparable textura y suavidad.

Jamón de York

El jamón (pronunciación española: [xaˈmon], pl. jamones) es un tipo de jamón curado producido en España. Es uno de los alimentos más reconocidos a nivel mundial de la cocina española (junto con otros como el gazpacho y la paella)[1][2] También es un componente habitual de las tapas[3][4].

El jamón se suele consumir en lonchas, bien cortadas manualmente de una pata en un puesto de jamonero con un cuchillo de corte fino y afilado, o bien cortadas de la carne deshuesada con una cortadora de fiambre giratoria. También se consume regularmente en cualquier forma en pequeñas porciones.

Como producto, el jamón es similar al presunto portugués y al prosciutto italiano, pero su elaboración se diferencia por una fase de curación más larga (hasta 18 meses), que le confiere una textura más seca, un color más intenso y un sabor más fuerte que el primero.

Lee más  Pez borron en el agua

Una pata de jamón entera es considerablemente más barata en peso que su homóloga en lonchas porque incluye el hueso y la grasa no comestible. Sin embargo, una vez que se eliminan las capas de grasa externas y se expone la carne, el producto debe consumirse lo antes posible, ya que se inicia un proceso de secado y deterioro progresivo. Esto no es un problema para los restauradores y los minoristas, ya que consumen el producto mucho más rápido que un particular[6] Los consumidores domésticos suelen elegir el producto en lonchas, ya sea recién cortado en un puesto de charcutería, preenvasado comercialmente o conservado al vacío. El jamón se puede consumir con seguridad siempre que se mantenga en su pata en un entorno seco y fresco y se evite la luz solar directa, pero debe mantenerse refrigerado una vez cortado fuera de la pata[7][8].

Jamón ibérico de bellota

El jamón (pronunciación española: [xaˈmon], pl. jamones) es un tipo de jamón curado producido en España. Es uno de los alimentos más reconocidos mundialmente de la cocina española (junto con otros como el gazpacho y la paella)[1][2] También es un componente habitual de las tapas[3][4].

El jamón se suele consumir en lonchas, bien cortadas manualmente de una pata en un puesto de jamonero con un cuchillo de corte fino y afilado, o bien cortadas de la carne deshuesada con una cortadora de fiambre giratoria. También se consume regularmente en cualquier forma en pequeñas porciones.

Como producto, el jamón es similar al presunto portugués y al prosciutto italiano, pero su elaboración se diferencia por una fase de curación más larga (hasta 18 meses), que le confiere una textura más seca, un color más intenso y un sabor más fuerte que el primero.

Lee más  Dificultad para respirar en perros

Una pata de jamón entera es considerablemente más barata en peso que su homóloga en lonchas porque incluye el hueso y la grasa no comestible. Sin embargo, una vez que se eliminan las capas de grasa externas y se expone la carne, el producto debe consumirse lo antes posible, ya que se inicia un proceso de secado y deterioro progresivo. Esto no es un problema para los restauradores y los minoristas, ya que consumen el producto mucho más rápido que un particular[6] Los consumidores domésticos suelen elegir el producto en lonchas, ya sea recién cortado en un puesto de charcutería, preenvasado comercialmente o conservado al vacío. El jamón se puede consumir con seguridad siempre que se mantenga en su pata en un entorno seco y fresco y se evite la luz solar directa, pero debe mantenerse refrigerado una vez cortado fuera de la pata[7][8].