Mi gata respira muy rapido

Jadeo del gato después de jugar

Por regla general, no debería ser capaz de oír o ver la respiración de su gato a menos que lo mire y escuche muy atentamente. Si la respiración de su gato parece ruidosa, rápida o hace que su pecho o su barriga se muevan mucho, suele ser señal de un problema. También es importante tener en cuenta que los gatos casi siempre respiran por la nariz, así que si tu gato jadea o respira por la boca, es una señal de que está muy estresado o de que le cuesta mucho respirar.

En muchos casos, no se observan síntomas de un problema respiratorio hasta que es bastante grave, por lo que es muy importante que su gato sea examinado si nota algún cambio en su respiración. Cuando transportes a un gato con problemas respiratorios, es importante que lo mantengas calmado, ya que el estrés puede empeorar la situación.

El gato respira con la boca abierta

El ritmo normal de la respiración de un gato debe ser suave y sin sobresaltos. Los jadeos suelen ser una señal de que algo no va bien con su gato. Los gatos sólo respiran con dificultad con la boca abierta cuando están muy estresados, tienen mucho calor o se está produciendo un proceso de enfermedad.

Pero el jadeo no se limita a la vejez. Según la Dra. Catheryn Walsh, de Greencross Vets Robina Village, entre las enfermedades graves que pueden provocar el jadeo se encuentran la insuficiencia cardíaca, el asma, el cáncer, la acumulación de líquido en los pulmones y sus alrededores, la bronquitis, la neumonía o un tumor.

Lee más  Gato en la cabeza

Independientemente de la causa, si su gato jadea, es importante que acuda inmediatamente a su veterinario Greencross. Las pruebas pueden incluir la evaluación de la sangre para comprobar si hay gusanos del corazón, infecciones, anemia y diabetes. Se puede realizar una ecografía o una radiografía de tórax para comprobar si hay líquido alrededor del corazón y los pulmones.

El perro respira rápido mientras descansa

Mientras que los perros suelen jadear para refrescarse, este comportamiento no es habitual en los gatos. Conozca las razones por las que su gato puede estar jadeando o respirando con dificultad, y cuándo debe buscar atención de urgencia para su mascota.

Respiración pesada (jadeo) en los gatos Algunos jadeos en los gatos son normales, mientras que en otros casos pueden indicar un problema grave que requiere atención veterinaria inmediata. Si nota que su gato respira con dificultad, empiece por evaluar la situación según los criterios que se indican a continuación. Lleve a su gato al veterinario si la respiración agitada parece fuera de lo normal, o si se prolonga durante mucho tiempo.

Encías de gato

La respiración rápida (taquipnea) es una afección grave y potencialmente mortal en la que el gato respira rápidamente debido a una disfunción del sistema respiratorio y/o a la reducción de oxígeno. Si su gato respira rápidamente, puede ser un signo de una serie de problemas, desde el estrés hasta una enfermedad cardíaca.

Los gatos suelen ser sutiles a la hora de mostrar a sus cuidadores signos de enfermedad, por lo que éstos deben estar especialmente atentos para notar síntomas como la respiración rápida. Ser observador puede ayudarle a determinar la causa de la respiración rápida.

Lee más  Alergia a los perros en la piel humana

En primer lugar, debe conocer la frecuencia respiratoria (respiración) saludable para un gato, que es de 16 a 40 respiraciones por minuto cuando descansa tranquilamente o duerme. Las respiraciones deben incluir pequeños movimientos del pecho; si los costados de su gato se mueven mucho, esto puede indicar una respiración dificultosa.  Preocúpese si la respiración de su gato es anormal. Esto significa que es inusualmente lenta, rápida, ruidosa (tiene un sonido agudo, áspero o silbante) o que el gato tiene dificultades para respirar.

Para medir la frecuencia respiratoria en reposo de su gato, cuente el número de respiraciones que realiza mientras duerme. Una respiración consiste en el ascenso (inhalación) y descenso (exhalación) del pecho de su gato. Utilice su teléfono o reloj para cronometrar 30 segundos y cuente cuántas respiraciones se producen durante ese periodo de 30 segundos. A continuación, multiplique el número de respiraciones que ha contado por dos para obtener el número de respiraciones en un minuto.