Mi gato está decaído y duerme mucho

Cómo tratar a un gato enfermo sin ir al veterinario

¿Su gato tiene alguna vez los ojos llorosos, pegajosos o con costra? La secreción ocular del gato puede ser un poco asquerosa. A veces puede indicar un problema ocular que necesita atención veterinaria. Si alguna vez se ha preguntado si los mocos o los ojos llorosos de su gato son normales o qué podría estar causándolos, no es el único. Siga leyendo para saber qué es normal y qué no lo es:

“Las lágrimas se producen constantemente a lo largo del día y normalmente drenan en la esquina del ojo sin derramarse”, dice Beth Kimmitt, D.V.M., residente de oftalmología en el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana. “Si algo causa irritación en el ojo, se producen más lágrimas.  La irritación del ojo o la obstrucción de la vía normal de drenaje puede provocar que las lágrimas se derramen sobre la cara.”

“Aunque técnicamente un ojo normal no debería tener ninguna secreción ocular, una pequeña cantidad de secreción clara, que puede secarse y tener un aspecto ligeramente marrón y costroso, puede estar bien”, dice el Dr. Kimmitt. ¿Ve mocos matutinos en su gato? Este tipo de secreción ocular del gato probablemente no sea motivo de alarma.

Señales de que su gato se está muriendo

Es importante que sepa reconocer los signos de que un gato está enfermo. Puede ser difícil saber si los cambios sutiles de su gato indican un problema de salud. Los gatos son expertos en ocultar las enfermedades. En la naturaleza, este instinto puede protegerlos de los depredadores o de otros gatos que puedan ser una amenaza. Los signos más comunes de que un gato está enfermo son los vómitos, la diarrea, la pérdida de apetito, el letargo, el aumento de la sed y muchos más. Conozca los 18 síntomas más comunes en los gatos y qué situaciones son una emergencia.

Lee más  Los gatos ven la muerte

Cuando se dé cuenta de que algo va mal en su gato, es posible que lleve más tiempo del que cree. Observe los cambios sutiles en el comportamiento y esté atento a más. Observe el comportamiento y el lenguaje corporal de su gato. ¿Parece que algo no va bien? Aprenda lo que es normal para los gatos y sepa lo que es normal para su gato. Nunca ignore los signos evidentes de enfermedad. En caso de duda, póngase en contacto con su veterinario para que le aconseje.

Hay otra razón por la que los gatos y muchos otros animales son menos propensos a mostrar dolor o enfermedad: Simplemente no tienen una relación emocional con su malestar. Los animales tienden a aceptar el dolor o la enfermedad como la nueva normalidad y siguen adelante. Puede que no sea hasta que estén extremadamente enfermos cuando su enfermedad se haga evidente para los humanos.

Gato aletargado

Este artículo cubrirá los aspectos básicos para mantener sanos a los gatos letárgicos, junto con algunas causas comunes y remedios naturales. Tabla de contenidos¿Por qué mi gato está aletargado? Si su gato parece tener poca energía y no está tan interesado en sus rutinas diarias, podría estar aletargado. El letargo es un síntoma común de muchos problemas de salud, como la enfermedad renal, la diabetes y la intoxicación alimentaria. Es difícil determinar la causa sin prestar atención a los demás signos.

Los gatos duermen naturalmente mucho a lo largo del día, por lo que un gato perezoso no es necesariamente preocupante. La mayoría de los gatos duermen una siesta de 12 a 16 horas al día para ahorrar energía para la caza. Si nota que su gato duerme más de lo habitual, es un signo de letargo, especialmente si va acompañado de otros comportamientos inusuales.

Lee más  Porque los perros estornudan mucho

A veces el letargo se debe a la vejez de los gatos. Cuando la mayoría de los animales entran en la tercera edad, empiezan a bajar el ritmo y a descansar más. Sin embargo, si sospechas que se debe a algo más grave que la edad, no está de más que te pongas en contacto con tu veterinario.

Gato enfermo

Un gato generalmente sano y típicamente ágil parece tener de repente problemas para levantarse sobre sus cuatro patas y mantener el equilibrio. El animal consigue ponerse en pie, pero su aspecto es sorprendente. Aunque su visión parece estar bien, su cabeza está extrañamente inclinada hacia un lado, y sus ojos van de un lado a otro de forma salvaje. Y tras dar unos pasos, se inclina bruscamente hacia un lado y vuelve a volcar.

El gato puede estar experimentando un problema transitorio con su sistema vestibular, la compleja disposición de nervios y otros componentes que gobierna su sentido del equilibrio y coordina el movimiento de su cabeza y ojos. Este trastorno y sus alarmantes manifestaciones suelen ser temporales y, en última instancia, inofensivas. Sin embargo, en algunos casos, los signos de lo que se conoce como enfermedad vestibular pueden deberse a un problema más grave, por lo que conviene consultar inmediatamente al veterinario.

Estos receptores, que están conectados a los nervios que conducen a la médula, responden a los cambios de movimiento del líquido que se encuentra en las cámaras. El fluido se desplaza cuando la cabeza del animal cambia de posición, y las señales correspondientes se envían instantáneamente al cerebro; estas señales registran la posición de la cabeza en relación con la gravedad. El aparato vestibular indica al animal si su cabeza está inmóvil o en movimiento y, si la cabeza se mueve, en qué dirección lo hace. El sentido del equilibrio del gato se mantiene normalmente porque el sistema también compensa los cambios de posición. Si el animal gira hacia un lado u otro, se envía automáticamente una señal a los músculos de un lado de su cuerpo para que se ajusten al cambio de posición, evitando así que el gato vuelque.

Lee más  Se puede tener un mono de mascota en españa