Mi gato no maulla

Por qué mi gato maúlla

TopCausas de la laringitis en los gatosLas causas de la laringitis en los gatos pueden ser muy variadas, desde una simple infección de las vías urinarias o una irritación hasta una obstrucción en la laringe o incluso un crecimiento que afecte a los movimientos de las cuerdas vocales. Esta afección es tan imprecisa que puede resultar difícil para los veterinarios determinar la causa exacta de la pérdida de voz del gato:

A veces, los gatos pierden sus maullidos por razones desconocidas. En este caso, los padres de las mascotas deben vigilar a sus gatos para detectar otros síntomas más preocupantes. Si la causa subyacente es leve, el gato debería recuperar la voz en pocos días.TopDiagnóstico de la laringitis en los gatosCuando un gato acude a la consulta veterinaria con laringitis, el veterinario le realiza un examen físico de la cabeza a la cola. Una parte importante del examen puede incluir un examen endoscópico de la laringe, lo que significa que el gato tendrá que ser anestesiado. También pueden realizarse radiografías para tratar de determinar si una masa o un crecimiento está causando el problema.    ArribaTratamiento de la laringitis en los gatosUna vez que el veterinario ha diagnosticado la laringitis, así como su causa, comenzará a tratar los signos del gato. En caso de acumulación de líquido en la laringe, el gato tomará un medicamento diurético. Esto también puede ayudar con cualquier acumulación de líquido en los pulmones, si esto ha contribuido a la laringitis del gato.

Maullido ronco de gato

En los años veinte, “El maullido del gato” significaba “lo mejor de lo mejor”. Se originó en una viñeta del periódico de Tad Dougan (responsable de la mayor parte de la jerga de los años 20) que representaba a una flapper describiendo un helado.

Lee más  Dermatitis en perros medicamentos

Todos los animales (incluidos los humanos) son capaces de vocalizar provocando vibraciones en sus cuerdas vocales. Se trata de cuerdas fibrosas que forman parte de una cámara inmóvil situada en la parte superior de la tráquea, llamada laringe.

Las cuerdas vocales abren y cierran la abertura de la tráquea, ayudando a la criatura a emitir sonidos, ya sea un gato que maúlla, un perro que ladra o un ser humano que habla. La vía respiratoria de la tráquea se cierra cuando las cuerdas vocales se cierran.

Normalmente, esto corta brevemente la respiración, razón por la cual los cantantes profesionales tienen que aprender a hacer ejercicios de respiración. Entonces, ¿por qué un gato puede ronronear constantemente durante horas sin necesidad de parar para respirar?

La razón es que su gato tiene una membrana adicional conocida como cuerdas ventriculares que se utilizan para crear el sonido del ronroneo. Puede hacer vibrar estas cuerdas rápidamente sin cerrar completamente la tráquea y, por tanto, puede respirar mientras ronronea. Entonces, ¿puede Kitty perder la voz?

Maullido silencioso

Los gatos, ya sean grandes o pequeños, dependen de las vocalizaciones para comunicarse, y ninguna es más importante que el clásico maullido. Es la forma en que un gatito habla con su madre, cómo saluda a sus padres humanos y cómo pide la cena. Entonces, si vocalizar es una forma de comunicación felina tan importante, ¿por qué a veces maúlla sin sonido? ¿Existe el maullido silencioso?

Para poner en perspectiva el maullido de un gato, hay al menos cinco tipos diferentes de maullidos, y el tono y la altura de cada uno de ellos indican una emoción, una necesidad o un deseo diferentes. Su gatito sabe exactamente qué maullido o chirrido le hará acurrucarse o tomar un tentempié a medianoche. Después de convivir con sus mascotas durante miles de años, los gatos han aprendido algunas claves para conseguir lo que quieren.

Lee más  Que tipo de animal es el cerdo

Según Nicholas Nicastro, que participó en un estudio de investigación sobre la vocalización de los gatos en la Universidad de Cornell, los gatos no utilizan un “verdadero lenguaje” y no entienden lo que significan sus propios maullidos. Sin embargo, dice, “los humanos (o al menos los felinos bien entrenados) podemos asignar un significado a los sonidos con diversas cualidades acústicas porque, a través de una larga asociación con los gatos, hemos aprendido cómo suenan en diferentes contextos de comportamiento.” El uso constante de vocalizaciones específicas por parte de un gato para comunicarse con sus humanos ilustra lo bien que se han adaptado los gatos a la vida doméstica y lo mucho que los humanos han aprendido de sus amigos felinos.

Mi gato nunca maúlla

Los gatos carecen de la expresividad facial de los perros, suelen ser más silenciosos y sus comportamientos pueden ser más difíciles de interpretar, pero esto no significa que la mística felina sea impenetrable. Puedes entender mejor a tu amigo peludo prestando atención a sus vocalizaciones, posturas corporales y rutinas diarias. Con el tiempo, puede llegar a sintonizar tanto con la personalidad y los hábitos de su gatito que sea capaz de detectar cambios sutiles en su estado de ánimo e incluso reconocer problemas de salud antes de que aparezcan signos físicos de enfermedad.

Aprenderá mucho cuando sepa interpretar el amplio vocabulario de chirridos y maullidos de su gato. Le dirán cuándo tienen hambre, cuándo se sienten cariñosos y si se sienten amenazados o con dolor.

Mientras que algunos gatos rara vez emiten un pitido, otros no dejarán que les digas nada. Los gatitos que se manipulan con frecuencia y se socializan bien pueden convertirse en adultos más ruidosos y algunas razas, como los siameses y los abisinios, son locuaces por naturaleza.

Lee más  Mi gato camina mal con las patas traseras

Los gatos también pueden volverse más ruidosos a medida que envejecen. Dos posibles razones para ello son la demencia relacionada con la edad y el deterioro de la vista. Un gato que se siente ansioso o confuso puede maullar para buscar consuelo. La pérdida de audición también puede hacer que un gatito vocalice más fuerte de lo habitual porque no puede determinar su volumen. (Cualquier cambio pronunciado en el comportamiento debería desencadenar una visita al veterinario para asegurarse de que su gato no está enfermo o tiene dolor).