Que hacer si mi gato se lastimo la pata

Gato con las patas traseras paralizadas

Puede que se rumoree que los gatos tienen nueve vidas, pero las extremidades rotas no son infrecuentes en esta traviesa especie. Las opciones de tratamiento son variadas; ¿sabe cuáles son? Si alguna vez se ha roto una pata, o conoce a un amigo, familiar o colega que lo haya hecho, es posible que se imagine una cama de hospital, una escayola o muletas. Las opciones de tratamiento para los gatos con extremidades rotas dependen de muchos factores, por lo que a continuación se ofrecen algunas explicaciones.

Puede que la curiosidad no mate al gato, pero puede meterlo en problemas. Los gatos son juguetones y a veces se producen accidentes. Si nota que su gato está herido, puede ser difícil saber la gravedad del mismo. Las torceduras y los esguinces pueden provocar síntomas similares a los de una pata rota (una fractura).

Si nota alguno de estos síntomas, o le preocupa que su gato no actúe con normalidad o tenga dolor, busque atención veterinaria. Como ocurre con la mayoría de las enfermedades o lesiones, cuanto más rápido sea el tratamiento de las fracturas, mejor será el resultado. Intente mantener a su gato encerrado en una habitación o jaula y lo más quieto posible mientras consigue una cita.

¿Cuándo debe llevar a su gato al veterinario?

¿Su gato cojea y no sabe por qué? Puede ser una pata, un músculo o una articulación lo que le molesta, pero no podrá maullar el lugar exacto de lo que le molesta. Los gatos pueden cojear por diversos motivos. Por ello, es importante saber qué buscar y aprender a aliviar su malestar.

Lee más  Que es la trashumancia

A veces, su gato puede cojear por un simple accidente. Puede que se le haya atascado algo en la almohadilla de la pata, o incluso puede tener una leve distensión muscular. Espere a que su gato esté tranquilo y tumbado. A continuación, intente inspeccionar su pata y su pata. Busca hinchazón, enrojecimiento o signos de dolor, como maullidos o respingos cuando le toques ligeramente la zona. Wag! señala que un gato con una lesión en la almohadilla de la pata, como una garra encarnada, también puede lamerse excesivamente una pata o evitar caminar sobre ella. Aunque no veas ninguna pata hinchada y parece que hace la mayoría de sus actividades habituales, una pequeña cojera puede justificar que llames a tu veterinario para evitar que se produzca una infección.

Un peligro para los gatos que a veces puede causar lesiones en las patas es el “síndrome de la altura”, dice el Centro Médico Animal de Nueva York. Un gato curioso puede saltar fácilmente por una ventana abierta y caer. Asegúrese de que sus ventanas tienen mosquiteras resistentes y nunca las deje abiertas cuando no esté en casa. Incluso un salto desde una estantería alta puede herir a un gato anciano (o muy pequeño), así que tenga en cuenta el acceso que tiene a las perchas altas.

Pata rota del gato

Dicen que los perros tienen dueño, pero los gatos tienen sirvientes. Esto parece ser cierto cuando, desde el gatito más pequeño hasta el más grande, los gatos se pavonean con la seguridad de que mandan en la casa. Sin embargo, los gatos no son tan invencibles como les gusta pensar, y uno de los problemas más comunes que puede notar es la cojera. La cojera se produce cuando una o varias patas del gato presentan un patrón de marcha anormal. En este blog, veremos la cojera en los gatos y sus causas más comunes.

Lee más  Razas de puercos finos

A pesar de las apariencias, hay mucho en esas cuatro patas peludas: músculos, tendones, ligamentos, nervios, huesos, vasos sanguíneos, piel y grasa: todos ellos pueden resultar dañados por lesiones o enfermedades, causando dolor y, por tanto, cojera. La cojera en sí abarca un amplio espectro de patrones de marcha anormales, por lo que primero hay que evaluar el grado de cojera de su gato.

Lo primero que hay que hacer es identificar de qué pata o patas cojea su gato. Observe cómo camina y compruebe si adelanta una pata más rápido que las otras; por lo general, la pata contraria es la que le duele, y está tratando de llevar el peso a la pata sana más rápido. ¿El problema es sólo de las patas delanteras o sólo de las traseras? ¿Quizás ambos? De hecho, es posible que ande con normalidad, así que obsérvelo sentado: ¿tiene una pata levantada? ¿Está cojo todo el tiempo o sólo en determinados momentos? Una cojera muy grave puede significar que su gato no ponga la pata lesionada en el suelo en absoluto, o que ni siquiera pueda caminar.

Patas traseras rígidas del gato

Tanto si su amigo felino es un gato de interior como un aventurero de exterior, hay un sinfín de formas en las que su gato puede lesionarse una pata o un pie y acabar cojeando. Pero las lesiones no son la única razón de la cojera del gato. Aquí nuestros veterinarios de Memphis comparten algunas razones comunes para la cojera en los gatos y lo que debe hacer.

¿Con qué frecuencia debo llevar a mi gato al veterinario? Usted ama a su gato y quiere hacer todo lo posible para que tenga una vida larga y saludable. Entonces, ¿con qué frecuencia se debe llevar a un gato al veterinario para que siga teniendo el mejor aspecto y sintiéndose bien? Esto es lo que recomiendan nuestros veterinarios de Memphis.

Lee más  Prevencion de la bronquitis

Parálisis total, parcial y laríngea en los gatos La parálisis total o parcial en los gatos indica que su gatito ha perdido la capacidad de mover una o más partes del cuerpo. Por otro lado, la parálisis laríngea en el gato es un trastorno de las vías respiratorias superiores que afecta a la voz de su gato y a su capacidad para respirar correctamente. Nuestros veterinarios de Memphis le explican más sobre estas afecciones tan graves.