Sintomas de un gato enfermo

Cómo consolar a un gato enfermo

Puede ser difícil saber si su gato está enfermo porque nuestros amigos felinos, notoriamente independientes, tienden a enmascarar sus síntomas. Los gatos también pueden esconderse cuando no se sienten bien. Es un rasgo que pueden haber heredado de sus ancestros los grandes felinos, que necesitan pasar desapercibidos para evitar a los depredadores cuando están enfermos. Sin embargo, hay signos a los que puede prestar atención y que pueden indicar enfermedades en los gatos.

Los gatos enfermos pueden dejar de cuidar su pelaje porque están demasiado cansados o incómodos para atenderlo. Cuando no cuidan bien su pelaje, éste puede volverse opaco, aceitoso e incluso enredado o enmarañado.

Si nota que su gato tiene calvas o la piel roja e irritada, es posible que se esté acicalando demasiado. Este comportamiento puede ser un signo de varias enfermedades comunes de los gatos o de problemas de la piel, como una reacción alérgica. La ansiedad también puede provocar un acicalamiento excesivo. La ansiedad felina se produce cuando los gatos se enfrentan a situaciones estresantes, como un cambio de rutina o una nueva mascota en casa. Si su gato está ansioso, es conveniente que hable con su veterinario. Puede que su gato sólo necesite tiempo para adaptarse, pero los medicamentos u otros tratamientos pueden ser útiles en algunos casos.

Síntomas de envenenamiento del gato enfermo

Los gatos son propensos a un tipo de gripe que provoca ojos llorosos, secreción nasal y ataques repentinos de estornudos.  Ayude a su gato a sentirse mejor asegurándose de que come, limpiando la mucosidad de los ojos con un paño húmedo o una bola de algodón, y asegurándose de que respira bien. Unas gotas de solución salina en la nariz tapada pueden ayudar a respirar. Acude al veterinario si el problema persiste.

Lee más  Origen de la lana

Este tipo de bronquitis provoca en tu perro un ruido seco y rasposo al toser.  Para aliviarla, asegúrese de que su perro tiene mucho aire limpio (sin fumar) con humedad. Puedes dar a tu perro un jarabe para la tos apto para humanos si contiene dextrometorfano, pero NO paracetamol. También existen en el mercado algunos jarabes herbales para la tos. Consulta primero con tu veterinario.

Hay varias razones por las que un gato puede empezar a arrancarse el pelo. A veces indica una alergia que hace que le pique la piel, como por ejemplo las picaduras de pulgas (especialmente alrededor de la base de la cola) o de ácaros, o a un nuevo alimento o medicamento. (Si se trata de un nuevo alimento, pruebe con otro para ver si el comportamiento desaparece en una o dos semanas. Si se trata de una nueva medicación, pregunte al veterinario por una alternativa). Si el gato se concentra en un punto determinado, puede ser que esa zona le resulte incómoda, por ejemplo debido a un quiste o a articulaciones artríticas. Ciertas enfermedades o infecciones bacterianas o fúngicas también pueden provocar la caída del pelo. Un gato también puede empezar a arrancarse el pelo cuando está estresado, nervioso o ansioso. ¿Ha cambiado el entorno o la rutina del gato de alguna manera, como una nueva persona o mascota en la casa? Además, algunos gatos son especialmente sensibles al estado de ánimo de su dueño; si esa persona se estresa, el gato también puede estresarse. Si los tirones de pelo continúan, le sugerimos a su amigo que pregunte a un veterinario sobre las posibles causas/tratamientos. Espero que el gato se sienta mejor pronto.

Lee más  Nombre de vacas famosas

Señales de advertencia de que su gato está pidiendo ayuda

Los gatos no te dicen cuando están enfermos. De hecho, como medida de protección innata, los gatos suelen ocultar las enfermedades. Mostrar esa vulnerabilidad en la naturaleza podría dejarlos expuestos al ataque de los depredadores. Puede que su casa esté libre de depredadores, pero los gatos podrían no creerlo. Teniendo esto en cuenta, esté atento a los siguientes cinco signos reveladores de la enfermedad del gato y, en general, piense: ¿Qué estoy notando ahora que no había notado antes?

Cuando decida acudir al veterinario, es posible que tenga que elegir entre acudir a un veterinario de urgencias desconocido fuera de horario o esperar a que el veterinario habitual de su gato vuelva a estar de guardia. Los signos que indican que su gato necesita atención inmediata incluyen problemas para respirar, convulsiones, vómitos prolongados, parálisis, hemorragias o esfuerzos para orinar.

Otros signos más sutiles de una enfermedad grave son la ictericia (tinte amarillo en las encías, los ojos y la piel), la palidez de las encías, que indica anemia o shock, y una temperatura corporal anormalmente alta o baja. Retrasar el tratamiento de estos trastornos, incluso durante unas horas, puede marcar la diferencia entre la recuperación y la muerte.

Comprobación de los síntomas de un gato enfermo

Nuestros aguerridos amigos felinos son conocidos por su independencia y también por su actitud distante. Por ello, a veces es difícil saber si un gato está enfermo. Además, los gatos tienden a esconderse cuando se sienten mal, lo que hace que sea aún más difícil.

Lee más  Que es la artrosis degenerativa

No obstante, hay ciertos signos a los que hay que prestar atención y que pueden indicar que un gato está enfermo. No sólo es importante que usted conozca estos signos, sino que también es algo que puede aconsejar a sus clientes. Estos son algunos de los posibles indicadores de que un gato está enfermo o se siente mal.

Aunque los gatos pueden volverse más ruidosos a medida que envejecen, los cambios en la vocalización también pueden ser un signo de dolor o malestar físico. Además, el aumento de la vocalización puede ser un indicador de estrés o aburrimiento. Por lo tanto, siempre vale la pena descartar cualquier posible enfermedad subyacente o crónica.

A los gatos les encanta acicalarse. Por lo tanto, si un gato que normalmente tiene un aspecto impecable deja de asearse de repente o empieza a tener un aspecto desaliñado, esto podría sugerir que el gato está enfermo. Un gato puede dejar de acicalarse porque se siente mal, tiene dolor o simplemente es demasiado incómodo.